Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

La mona de Pasqua

Se acerca la semana santa y con ella las tradiciones que conlleva. Si van a visitar Barcelona en estas fechas será fácil que vean  los escaparates de las pastelerías  repletos de unos pasteles coronados con figuras.  Figuras que van desde un simple huevo de chocolate a verdaderas obras de arte que representan a los personajes infantiles  más populares.

Estos tradicionales pasteles se conocen como la “Mona de Pascua”  y forman parte de la cultura catalana  desde hace varios siglos, estando documentados desde el s XV. 

El origen

El nombre de “Mona” nada tiene que ver con los primates puesto que proviene del vocablo árabe “Munna” que significa «provisión de la boca» y era un regalo que los musulmanes hacían a sus señores.

Hoy en día el chocolate es el principal protagonista de la Mona pero este ingrediente no tenía presencia en la receta original :  pastel de harina, azúcar, huevos y mantequilla.

La tradición

Era tradición católica que el Domingo de Pascua, después de misa,  los niños recibieran la Mona de manos de sus padrinos para comerla al  día siguiente junto familiares y amigos en el campo. Los niños recibían la Mona hasta los 12 años,  edad que normalmente hacían la comunión, y encima del pastel se ponían tantos huevos duros como años tenían los niños .

Con el paso del tiempo los huevos de gallina se fueron sustituyendo  por los de chocolate  y  se sumaron también diferentes adornos llegando al punto que hoy en día incluso se hacen esculturas de grandes dimensiones hechas únicamente de chocolate.

El presente

La Mona no es una tradición exclusivamente catalana y también se realiza en diferentes puntos de España, principalmente de la costa mediterránea, con su propio estilo y tradición. En Cataluña la Mona se sigue entregando por los padrinos el Lunes de Pascua ante la ilusonada mirada de sus ahijados y  las pastelerías compiten por diseñar la Mona más espectacular.