Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Casa Vicens de Gaudí

Uno de los principales atractivos turísticos de Barcelona es sin duda el legado arquitectónico  de Antoní Gaudí, así lo muestra el dato de  que la Sagrada Familia y el Parc Guell lideran la lista de lugares que más turistas recibe  la ciudad.   La Casa Batlló y la Pedrera, ambas en Paseo de Grácia, se suman a estas 2 obras como las más populares del arquitecto  y es fácil de entenderlo al visitarlas y observando que las 4 son patrimonio de la humanidad por la UNESCO, pero no son las únicas.

Con menos afluencia de turistas, pero no por ello menos destacadas hay 2 obras más del arquitecto declaradas patrimonio de la humanidad en Barcelona. Así pues, encontramos 6 de las 7 obras patrimonio de la humanidad de Gaudí en la ciudad, la 7º es la Colonia Güell que no se encuentra muy lejos de Barcelona.
Las 2 obras de las que hablamos son el Palacio Guell, cerca de las Ramblas, y la Casa Vicens escondida  en el barrio de Grácia y desde finales de 2017 abierta al público dando la  oportunidad de conocer el primer trabajo importante de Gaudí en la ciudad.

Construida por encargo del señor Manel Vicens y Montaner (agente de bolsa),  se erigió entre 1883 y 1885 con un estilo oreintal y mudéjar cubierta de baldosas verdes y blancas.Es conocido que Gaudí encontraba en la naturaleza su  inspiración y la Casa Vicens es uno de los primeros ejemplos, con varios guiños naturales representados en todo el edificio.

Pero lo particular de este edificio son las formas de inspiración oriental, principalmente india y japonesa, fusionada con un estilo mudéjar (derivado de los musulmanes que habitaron en la península ibérica) una mezcla muy exótica que provoco entusiasmo entre la burguesía catalana e invitó a otros burgueses a encargar a Gaudí la proyección de sus  viviendas como así llegarían más tarde las conocidas Casa Batlló y Casa Milá  (La Pedrera).

La Casa Vicens y su finca es el resultado de los diversos cambios y transformaciones sufridos a lo largo de su historia.En 1899 la viuda de Manuel Vicens, Dolors Giralt, vendió la casa a Antoni Jover i Puig. En 1925 se realizó una reforma de la casa, a cargo de Joan Baptista Serra Martínez, quien diseñó la mitad derecha de la fachada siguiendo el estilo de Gaudí; y finalmente la restauración llevada a cabo a partir de 2014 cuando la familia Jover vendió la casa al banco Morabanc (Andorra) que por primera vez habilitó la vivienda como casa-museo tras una remodelación de 3 años.

Si visitan Barcelona y quiere conocer los inicios de Gaudí y una de sus obras más determinantes ahora ya tienen la ocasión de hacerlo, encuentre más información la página oficial de Casa Vicens  www.casavicens.org